Un circuito cerrado de televisión es un sistema de vigilancia que utiliza cámaras de seguridad, las cuales se enlazan a un monitor o unidad de grabación. Cada vez es más utilizado a nivel residencia y comercial.

Aplicaciones de los CCTV


Este tipo de sistema de seguridad se puede instalar en todo tipo de inmueble, y funciona para realizar trabajos de videovigilancia, reconocimiento e identificación.


Al contar con un CCTV se puede emplear para identificar a las personas que visitan tus instalaciones, supervisar procesos de trabajo, identificar todo tipo de elementos o actividades dentro de un espacio.


Ventajas de los CCTV


Disponer de un sistema de CCTV, te puede ayudar a salvaguardar la seguridad de tu inmueble y de las personas que lo utiliza.  


Disuasión de la actividad delictiva

Contar con cámaras de seguridad pueden ayudarte a disuadir todo tipo de conductas o actividades ilícitas.


Sensación de tranquilidad

Disponer de un sistema de cámaras te puede ayudar a sentir mayor tranquilidad, ya que tendrás la confianza que tu propiedad está protegida.


Desventajas de los CCTV


No detiene un crimen

Este tipo de sistema de seguridad ayuda con la identificación, pero no a evitar que el crimen se cometa.


Privacidad

Al grabar todas las actividades, este tipo de sistema pone en riesgo el derecho a la privacidad de las personas que visitan o quienes viven en el inmueble.